La Región

Lifschitz decretó un protocolo contra la violencia de género y propuso la adhesión a la ley Micaela