La Región

Santa Fe dio un gran paso para garantizar los derechos del colectivo LGBTI