Salud

Una tolerancia alta al dolor se vincula con un riesgo de ataque cardiaco 'silencioso'